Que el análisis de riesgos forme parte de los procesos

El análisis de riesgos viene para quedarse.

Las acciones correctivas y preventivas han formado parte de la ISO 9001 desde los comienzos. Pero es verdad que se ha limitado a procesos específicos de gestión. Ahora ISO 9001:2015 cambia, vamos a ver cómo.

El análisis de riesgos no es algo nuevo que se han sacado de la chistera para la versión ISO 9001:2015. Ya veníamos viendo este tema en la norma IO 31.000, donde nos proporcionaba un enfoque de gestión basado en el riesgo. Los conceptos fundamentales para la gestión del riesgo son:

  • Puedes aceptar el riesgo (es decir, el resultado vale la pena el riesgo)
  • Pero tambien puedes buscar maneras de reducir el riesgo
  • Ademas, puedes encontrar la manera de garantizar no correr el riesgo
  • O bien,  transferir el riesgo (tal vez fuente cabo procesos de alto riesgo a un socio o proveedor, con un mejor proceso de gestión de riesgos)
  • Si el riesgo es demasiado alto, se puede evitar (es decir, detener el proceso en total)

El enfoque basado en riesgo es nuevo en la norma ISO 9001:2015?

La norma ISO 9001 durante todos sus tiempos se ha enfocado en la gestión de la calidad. Mantener la calidad ha sido el principal propósito por encima de todas las cosas. Costase lo que costase. Se han dado cuenta que no todo tiene un precio y es por ello que el nuevo enfoque, de pensamiento basado en el riesgo, ha quedado plasmado en la nueva versión ISO 9001:2015.

Realmente este pensamiento no ha sido nuevo en las normas ISO. Tenemos la norma ISO 14001 que ya en sus versiones anteriores, nos daba las directrices para planificar una actividad frente a los problemas ambientales antes, durante y después de su inicio. La norma ISO 22.000 donde su principal objetivo es analizar los riesgos alimentarios y determinar acciones para evitarlos y mitigarlos.

La necesidad de un análisis de riesgos.

El chip lo tenemos que cambiar. La gestión de los riesgos en una herramienta que ayuda a evaluar los potenciales riesgos en tus procesos. La evaluación del riesgo nos ayuda a impulsar el cambio. Nos permite generar alerta de eventos críticos y desarrollar directrices y soluciones para los riegos identificados.

Pero un detalle que debes tener en cuenta que la evaluación de riesgos es una herramienta no una solución. No lo tomemos como un requisito más de la norma que tenemos que cumplir, lo hacemos y nos olvidamos ya de ello. No.

El análisis de riesgos es una herramienta.

Crea una lista de peligros y sus probabilidades de ocurrencia, establece una estrategia para mitigar, reducir o evitar el peligro. Que clasifiquemos los peligros no nos ayuda a evitarlos, hay que establecer medidas, actividades, poner los medios necesarios para reducir y/o eliminar la probabilidad de ocurrencia. Ayúdate de un equipo multidisciplinar para evaluar y gestionar los riesgos. Y no olvides que este “documento” debe ser revisado con una periodicidad prudente, es un “documento” vivo y debe ser actualizado con los nuevos tiempos.

Compartir contenido:

¿Te Ha Gustado este Artículo?

Este blog continua sus publicaciones en una nueva web: https://marifemontes.com/blog/

Sigue siendo la misma, y hablaremos de lo mismo, no ha cambiado nada, sólo la dirección web!!!

Suscríbete y recibirás la información publicada puntualmente.

He leído y acepto la política de privacidad


Deja una respuesta

Twitter